Un poco de Telenovelas

Desde la gloriosa época de los culebrones mexicanos, pasando por los venezolanos y hasta los hoy en boga colombianos, a nosotros los hombres hogareños nos han hecho tragar más de alguna telenovela. Mi mente se embelesa recordando las lágrimas de mi madre con “Los Ricos también lloran” y la belleza de Victoria Rufo en “La Fiera”. No me explicaba como mis padres tan gritones, guardaban tan sepulcral silencio durante la transmisión de la novela; y ha de aquel que osara hablar.
No es que las bellezas mexicanas se hayan terminado, pues las hay en abundancia, pero sus escritores novelescos han entrado en decadencia o a los productores les da miedo arriesgar, conformándose Televisa con un golpe de suerte o reciclar éxitos Colombianos, apostando por la comunidad mexicana de E. U. mientras TV Azteca se conforma con reciclar formulas Argentinas, que pocos países sudamericanos compraran. Así, mientras Televisa alardea de “La fea más bella”, muchos en otros países latinoamericanos detestamos refritos recientes que al compararlos resultan caricaturas de mala calidad. El éxito de “Rebelde” no hace sino atizar la razón que los productores esgrimen: “apostar por un proyecto seguro”, obviando que esa formula da resultado sálicamente y que por esa idea han perdido gran terreno en América Latina.
A mediados de los ochenta se pusieron de moda las telenovelas venezolanas, pero en ello tuvo mocho que ver “El Puma” también cantante de moda de esa época, y quien paso la estafeta a Carlos Mata; bueno bellezas como Yaneth Rodríguez aportaron su granito de carena.

Finalmente hoy, Betty la Fea hizo que muchas televidentes de América voltearan a ver los culebrones colombianos. Esa emblemática novela, seguida de inéditos libretos como Pedro El Escamoso; la espectacular Sin Tetas No hay Paraíso; Pasión de Gavilanes (aquí ya con participación de Telemundo); Etc. han hecho menos tortuoso ver la tele con nuestras amadas compañeras. Ya que al menos yo, estaba cansado de las mismas caras de la TV mexicana con sus repetitivos argumentos.

PRENSA ESCRITA
Adiós Hugo Arce, el que a veces no estuviera de acuerdo con tus escritos nada tiene que ver con mis sentimientos ante tu partida. Y fuera de las pasiones de detractores y admiradores, puedo decir que cobarde es lo que menos fue. Ojala muchos tuvieran la convicción de defender su verdad, como él la tuvo, pues finalmente eso es nada más: Su Verdad. Y genio y figura hasta la sepultura.

RADIO
Por lo escuchado se despide el nombre de FM95 y se da la bienvenida a 94.9; es triste, pero aceptémoslo, la evolución no se detiene, y como le sucedió a Estéreo Azul le sucede a la 95. En nuestra memoria quedará la voz de los Alcázar diciendo: “FM 95 la súper estación”. Por lo menos ellos no se rindieron ante el Reggaetón como algunas radios, que hoy ven el ocaso de un genero peculiar.

Comentarios