El sarcasmo y lo tendencioso.

El domingo El Acordeón de El Periódico, informo de la reedición de una tesis de Miguel Ángel Asturias. El contexto de la obra es polémico y en el artículo dominical lo trató con altura y se busco informar, del punto de vista del editor.

La difusión de una tesis de Miguel Ángel Asturias, no seria una novedad, pues muchas tesis toman su forma de acuerdo al momento histórico que vive el autor. Si bien es muy probable el ocultamiento de dicha tesis de parte de las facultades universitarias del país; esto quizá debido a la implicación racista del documento, no la hace un testamento infalible; simplemente da a conocer como los seres humanos sea quien sea, se equivocan. Aunque algunos más acuciosos dicen que Asturias entre líneas denunciaba.

El problema fue en el programa Contra Vía, escuchar a un “sabe lo todo” leer la tesis y resaltar hirientemente los términos despectivos. Quizá le faltaron pantalones para verter tanto veneno y encontró la lectura perfecta para decir lo que deseaba sin firmarlo. Bravo, gritarían los de su especie y después de cacarear su modernismo capitalista se centra en ideas retrogradas que mancillan a personas humildes. Siempre que pasa algo en contra de sus ideas, toma de referencia que se haría en Estados Unidos, la pregunta seria ¿Qué pasaría si él leyera un escrito como ese, en contra de las personas de color en E U?

El domingo 13 de enero en el programa opiniones de Emisoras Unidas, un campesino hizo una llamada. Decía lo que sentía cuando le llamaban “indio” y explico perfectamente porque no superan: por las malditas nulas oportunidades que se tienen en el interior de la república. Claro, no falto el sabiondo que llamara y dijera que no superaban por no trabajar, y que él también era del campo y tenia familiares que podían sostenerse del campo. ¡Que lindo es ver a los toros desde la barda!,! que lindo es decir soy indio! y ofender a su raza so pretexto de libertad de expresión. Un capitulo de South Park trata de retratar lo que una persona de raza negra siente al ser llamado despectivamente “negro”; sería bueno que estos eruditos de las palabras ofensivas lo vieran pero claro, son tan intelectuales que no verían caricaturas.

El balance es crucial, no ser como algunas victimas del conflicto, sacando provecho y viendo micos aparejados por todas partes. Y tampoco caer en el juego ingrato de lastimar la dignidad de personas que, de hecho han sido desafortunadas al vivir en un mundo superficial y carente de valores. Lo lamentable es que quizá jóvenes sin criterio escuchan estas lecturas tendenciosas y les atiza el sentimiento xenófobo inerte en ellos; y algunos adultos encuentran en esa forma de lectura, justificación a sus retorcidos pensamientos fanáticos. ¿Consecuencias? Quizá fuera, de llegarse a confirmar, como la sucedida el fin de semana en el suroeste de Alemania, cuando testigos afirman que un desconocido prendió fuego a un edificio donde habitaban inmigrantes turcos, falleciendo 9 personas y traumatizando a la sociedad (www.vanguardia.com.mx).

Finalmente hay que intentar ser cuidadoso con lo que escuchan nuestros hijos, no prohibir sino explicar el justo balance de las cosas; tampoco espantarse por estos comentarios, pues son la verdad de sus autores que inmersos en odios, no perciben que un ser humano es único he irrepetible.

Comentarios

Entradas populares