Desánimo


Estoy en depre, quizá no tenga la pluma de Prado, pero intentaré explicarlo:

Mi vástago de 13 años quería darle una tarde agradable a su madre y propuso que nos viéramos los cuatro ese día. Yo no había querido verla desde hace ya casi 2 años, sí, nos dejamos.

Era la tarde calurosa del 10 de mayo. Ella apareció en la verja de aquel restaurante de la zona nueve. Le vi de lejos, me estremeció. Ella cubría su pecho con un trapo rosado, una colchita. Mientras más se acercaba más evidente era que ese trapo cubría un ser muy pequeñito.

Y que me quedaba… salude y me ajuste mis gafas, iba preparado pues sé de qué pata cojeo. A nuestro niño le brillaban los ojos, nosotros esquivábamos las miradas y la pequeña cerraba la suya al dormir.

El día que se marchó y me dejo por otro proyecto en su vida, sentí que me mató. No morí, pero solo sobreviví. Pasado el tiempo jure no verla más, después alguien llegó a mi vida y empecé a olvidar. Hoy que voy de nuevo hacia arriba, me cuentan que esta de lo peor, le han abandonado con una beba y su propia familia le ha dado la espalda. El niño dijo que estaba tan deprimida que no hubiera querido salir solo con él, por lo que me propuso el encuentro.

Me dijo que me veía bien yo dije lo mismo, mentía. 3 años de novios y 12 de vida en común hacen que uno no hable mucho, se pide perdón con la mirada y se dice te quiero con un gesto. Era surrealista, me sentía como actor de esas novelas mejicanas que tanto detesto.

La mesera preguntó al tomar la orden: -¿Su esposa quiere algo para el bebé?- pregunta que presagiaba lo incomodo de aquella reunión. No le dije a nadie donde y con quien estaba, me creerían un bobo. Yo mismo aun no lo puedo creer, tanto rencor, tanto odio, tanto, tanto… y solo el verle me hace latir rápido el corazón. Me hizo cargar la criatura y todo me parecía simpático hasta que me dijo que se parece a su padre, fue como si me golpeara y yo me tragué de nuevo mi cólera.

Me pidió perdón, y agradeció lo que nunca admitió al estar con migo. Yo ofrecí mi mano en el trago económico que hoy vive y quedamos como amigos. Ella regreso a sus líos con el padre de la niña, yo regrese a mi vida con mi traída, el trabajo, mis amigos; pero me siento raro, no sé que hacer.

Esa noche puse mi disco de Alux Nahual, escuche varias veces “Mujer”, “Libre Sentimiento” y “Dime que has olvidado”; no cabe duda, soy masoquista. Mientras el domingo corrí a los brazos de mi novia 11 años menor, tratando de ahogar mis recuerdos. Pero no sé, no pude, ¿será que la costumbre es más fuerte que el amor? O soy un completo estúpido.
______________________________________________________________


TV, Radio y Prensa Escrita
¿Con que moral Prensa Libre Dice: Un periodismo honrado y digno? Según sus acusadores, los meros cabezones no entregan cuentas claras; y por essos señalamientos despiden al gerente de Nuestro Diario. Jorge Palmieri correctamente ataba a todo ese mundo de dueños de medios escritos, dejándolos ver como una gran familia. Lastima que ahora el monopolio se de a sus anchas, haciendo ver en ridículo a Diarios Modernos.

Quizá el autor de este blog, se asemeje a la ideología de Felipe Valenzuela, sí es verídica toda su exposición en una entrevista de Prensa Libre.

Que buena honda que Marta María Morales nos acompañe ahora por las noches en la Kiss.

Lamento lo tardado y escueto de esta entrada. Yo en depresión y The Black Wizard que se toma un receso, extraño mundo.

Comentarios

  1. El Masoquismo amoroso es normal, sera que tanta novela o vaina de esas ya nos lavo el cerebro que para amar hay que sufrir tanto?

    Y si que triste lo de Black... ni modo...

    ResponderEliminar
  2. Criticón Chapín: Nada es más fuerte que el amor. Y el sentir, no tiene nada que ver con la estupidez.
    De verdad deseo, que pueda poner en orden sus sentimientos.

    Karla Ortíz

    ResponderEliminar
  3. Oscar:
    Al parecer así es. Sé que Black ha de volver, pero se le extrañará.

    Karla Ortíz:
    Sé que no tiene nada que ver, pero irremediablemente me siento así. Y muchas gracias por sus deseos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Qué piensas