El Criticón Chapín

El Criticón Chapín

En mí adentro

Vivencias, Recuerdos, Interrogantes y Charadas, con música.

martes, 15 de julio de 2008

Lucha Libre, un grato recuerdo de una Guatemala diferente


Era domingo otra vez en la vida de una familia de clase media, de la edad no tengo noción completa, pero sí (una vez terminado el almuerzo) de las carreras de toda la familia por prepararse y salir lo más temprano posible para encontrarse con su diversión dominical.

Corría la época sicodélica de los setentas, los que contábamos con una madre joven podíamos disfrutar de esos colores chillantes en sus pequeñas faldas ajustadas a sus caderas y que dejaban al descubiertito coquetamente las rodillas; además de ser testigos del como lucían en nuestros padres esos pantalones acampanados bien planchados

La noche anterior me había costado conciliar el sueño, atrevidamente había logrado ver la “lica” del Santo que el canal once había exhibido, película que con una mezcla de ciencia ficción y fantasía (con unos efectos especiales que hoy hacen reír a mi hijo) me habían hecho sentir terror, he inflar mi ansiedad por ver a mis héroes el domingo por la tarde. Recuerdo siempre ir con prisa al espectáculo, haciendo una parada obligatoria frente al Banco de Guatemala, pues a mi hermana más pequeña le encantaba ver los pecaditos de colores que se encontraban en las fuentes de la plaza de ese edificio.

La precipitada carrera hacia el gimnasio Teodoro Palacios Flores tenía su fundamento en el hecho de que, si no se empezaba a las dos de la tarde la cola (que casi siempre le daban la vuelta al gimnasio), uno quedaría sin buen lugar y lo peor a merced de los revendedores de entradas. Pero había otra opción si no se conseguían boletos, y era irse a las arenas que ya ganaban prestigio como “La Arena La Florida”.

Seria quizá la inocencia de la sociedad, no existía la televisión por cable, siempre ha habido violencia en las ciudades pero en esa época el subirse a un bus no significaba pensar paranoicamente en un asalto y quizás en su muerte. Pero de que este espectáculo era una entretención nacional, verdaderamente lo era. José Azarri, El Alacrán, Leonel Rivas, Rayo Chapín; vivían su mejor momento junto a los luchadores extranjeros como Dorel Dixon, Coloso Cooseti y los mejicanos que venían, incluso, a filmar películas. Los recuerdos más gratos de de estos gladiadores chapines me los da El Rayo Chapín.
La pasión con que se vivía este espectáculo era tal, que recuerdo que en el clímax de un combate había personas del público que saltaban al cuadrilátero y se liaban a golpes con los actores de la lucha. Recuerdo a una señora que al no estar de acuerdo con el referí gritaba: “Arbitro cara de mi cuchara” y mi madre me decía: “no le pongas atención a esa señora shuca”. Cierta vez el luchador mexicano El Medico Asesino llamó en una entrevista, “piojosos” a los guatemaltecos, por lo que el presidente en turno lo expulso del país; se podrá ver entonces la connotación que tenía este espectáculo en aquel momento.

Se debió quizá, a que la guerra fría estaba en su apogeo y al recrudecimiento del conflicto armado interno, pero la Lucha Libre fue una válvula de escape para aquella sociedad que aun pretendía ser inocente, en medio de las aberraciones ideológicas que la ensangrentaban. Pero despertó, no se bien porqué, quizá se canso de ver morir a sus hijos en una guerra fratricida, enarbolando banderas extranjeras; pero casi estoy seguro que un factor determinante fue el terremoto del 76, que de golpe nos hizo ver a los capitalinos la realidad de una sociedad con tantas necesidades, y poco a poco nuestros padres se empezaron a distanciar de la lucha libre. Aunque dejamos de asistir al gimnasio, yo mantuve mi colección de la Revista Lucha y finalmente tuve edad suficiente para asistir solo al T. P. F.

Cuando a mediados de los 80´s volví a asistir a las luchas, las cosas habían cambiado, el señor Echeverría (no se si es su apellido verdadero) tenía ahora el control de la empresa de lucha y aunque brindaron memorables funciones su concepto de lucha libre lo encaminaba más a la caricatura de lucha que manejaban los argentinos con su “Titanes en el Ring” que a la escuela de glamour de los mejicanos, que tanto habíamos disfrutado años atrás. Sin embargo, creo personajes inolvidables para niños y adolescentes habidos de héroes y acostumbrados a eliminaciones mundialistas en el fútbol.

Al parecer, según entendí, cierto monopolio y la imposibilidad de un grupo de luchadores por acceder a la empresa que regia en el T. P. F. dio lugar a que un empresario del trasporte se involucrara en dicho espectáculo, la competencia era buena pero desigual, por el dinero que el transportista manejaba. La ambición por desbancar a señor Echeverría del gimnasio dio lugar a una campaña de desprestigio contra él, del que la lucha libre guatemalteca nunca se recupero. Recuerdo el día que arrojaron a la empresa de Edgar de la Revista Lucha (editada por El Grafico), fue una edición casi sin palabras solo con fotos, como si las fotos fueran las pruebas del triunfo de otro empresario.

Entonces comenzó otra época, Promociones Reyes Alonso hizo resurgir a viejas glorias del pancracio, pero creó solo un ídolo, que al probar fortuna en México y no conseguirla como se imaginaba, regreso dedicándose a la política deportiva. La lucha quedo sin ídolo y en agonía, pues el empresario otrora impetuoso ya no le importaba el juguete.

Recuerdo la última vez que fui a ver lucha, fue un lugar que había sido cine, casi frente al estadio del ejercito, sus butacas lucían casi desiertas con un ring que parecía sucio y unos actores que lo que menos tenían eran músculos. Fui porque la entrada era benéfica, solo soporte un combate y al dirigirme a la salida noté que ahí se encontraba el señor Echeverría, me cerque y le di una palmada en la espala que el contesto con una sonrisa para luego seguir conversando con la persona con la que se encontraba, él no lo sabia, pero era mi despedida del espectáculo que había marcado de ilusión mi niñez y casi mi adolescencia.

Hace como 2 años Echeverría intento regresar con su espectáculo, pero la mentalidad había cambiado. Los chicos están hoy influenciados por el marketing de la WWF y son seducidos por ese espectáculo con tintes de telenovela; si, la mentalidad infantil ha cambiado, la inocencia casi a sido desterrada de sus mentes y a los adultos nos da vergüenza que nos llamen ilusos. Por lo anterior el retorno no cuajo.

No es mi afán comentar si esto es deporte o no, ya que esto es harina de otro costal. Con nostalgia he dado un vistazo a los números empolvados de la Revista Lucha que aun me quedan, es quizá una mirada a esa inocencia casi mágica con la que se cubrió la niñez de aquellos años.

___________________________________________________________

Prensa escrita
Quiero hacer una aclaración, en especial por los que me han deseado lo peor por mi desacuerdo con el Alcalde Arzú. Y es que el punto no son los periódicos, que se sabe tienen tendencias, ya que si no me agradan, tengo el poder de no comprarlos, pero si no estoy de acuerdo con algún impuesto municipal he de sufrir represalias ya que esto si es OBLIGATORIO. Por cierto el Lic. Mencos y 3 colegas suyos presentaran el viernes el recurso de inconstitucionalidad contra el IUSI.

En la espiral que se inicio contra la tontera del neonacionalismo vía marketing, los blogueros fueron los primeros y ya resuenan ecos en los diarios como 1 2.

Se ha desatado una corriente que esta cuestionando la guerra interna (¡o sorpresa, liderados por los gurús de la UFM!), llegando a extremos de decir que no hubo genocidio, ya que para que fuese posible debían acabar con una raza, pues esto si se ve en el holocausto nazi. Numero 1: el diccionario de la real academia reza: Genocidio 1. M. exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad. Numero 2: ¿se acabo con todos los judíos? ¿Casos como el de la aldea Las Dos Erres son cuentos de hadas? Soy consiente que los guerrilleros debieran pagar también sus pecados de guerra (y no estar como vice ministro de gobernación) y jamás debieron quedar impunes (el asesinato de Isidoro Zarco, por ejemplo) como se hizo en los acuerdos de paz, pero de esto a ignorar el asesinato masivo de indígenas (para ellos “nuestros indígenas”) es una exageración que solo subsiste en una mente anegada de ideas extremistas, que envenenan a muchos y dividen a los guatemaltecos. El día que se encuentre la verdadera paz, será cuando los que cometieron abominables actos contra conciudadanos, reconozcan sus actos aberrantes en nombre de ideologías extranjeras, pues solo la muerte de uno solo de los guatemaltecos en nombre de esas corrientes, debiera de ofendernos y es asqueroso que se intente minimizar.

Web
El poder de los blog se hace ya presente en el peso de la información, por ello se ha de tener mucho cuidado con lo que se vierte, claro si la idea es contribuir a una evolución de la sociedad; pues al haber sitios dedicados a repetir falacias, para endiosar ideologías o lideres mesiánicos, los burócratas ya piensan en ver la forma de restringir este medio. Claro, ellos piensan, al igual que los que escriben ahí, que las personas son idiotas o fáciles de influenciar, cundo lo único que consiguen estos elementos es la indiferencia de los lectores. Los políticos dicen que leen esto, yo puedo asegurar que mantienen un seguimiento a los blog, en especial a los más leídos, aunque claro no lo hacen propiamente ellos, ya que los mandan a monitorear. ¡Que iban a entender!

Televisión
Los hermanos Aguilar son de lo mejorcito en comentarios deportivos, no será lo mejor, pero veo que no copian su estilo. No se porque los comentaristas actuales se empeñan en adornar sus comentarios, o dar de gritos, pues es evidente que no son espontáneos, esto en señalamiento directo a los del monopolio. Respecto al programa de los Aguilar, el set de su programa de televisión deja mucho que desear, deben tratar de dar una sensación de amplitud y no la de estar en un cuarto pequeño, aparte de que el juego de colores no es el adecuado. ¡Y por favor! que no vuelva a narrar Francisco Aguilar, como lo hizo en La Red.

A los comentaristas deportivos de Latitud debieran ponerles siempre una mesa, el no tenerla representa el que J.C. Gálvez se le vea mal estéticamente en pantalla. Tómenlo por el lado amable.

6 comentarios:

  1. Vos, buena entrada, lo de la lucha libre ya no lo vivi yo, pero si recuerdo lo diferente que era todo en ese tiempo, uno vivia o al menos se mantenia mas en la calle, no se.

    Varios blogs han reflejado lo de la bandera mas bella, hacer patria con un click, yo di mi aporte y opinion: http://criszulu.blogspot.com/2008/06/chauvinismo-chapn.html

    A ver que te parece, saludos

    ResponderEliminar
  2. Hoy si resbaló amigo Criticón, los hermanos Aguilar son lo peor que existe en comentarios deportivos, y que todos son malos, no recuerdo uno que se salve.

    Pero bueno, las opiniones siempre son diversas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Para mi los Hermanos Aguilar son de lo poco bueno en comentaristas, se mantienen al tanto de muchos deportes, estan comprometidos con sus posiciones y las saben defender. Para que queremos mas aduladores como Noti7 o críticos acerrimos como Prensa Libre.

    ResponderEliminar
  4. Fernando Ramos:
    Quizá me equivoque, pues debí de escribir lo menos peor. Dentro de una crítica se ha de manejar el rescate de lo que el autor considere bueno, aunque tenga su arista, pero se trata de englobar y ver en el terreno las propuestas; una vez medidas las ofertas, se determina lo rescatable, pues si echáramos a todos al costal del desecho, terminaríamos viéndonos como personas frustradas y que critican sin sentido. Dejo claro que no soy fans o algo por el estilo de los Aguilar, simplemente los referí al ver el reportaje que se les hacía y porque comparto algunas de sus posiciones en lo deportivo. Si usted no comparte las exposiciones de los dos pelones, buena honda, porque ahí es donde el criterio permanece, ya que eso es lo que se requiere, gente pensante que no de por hecho lo que se dice desde un micrófono. Le saludo.

    Crhis Warfield:
    Comparto la opinión de las desventuradas adulaciones del monopolio, es detestable ver como juegan con el intelecto del televidente. Prensa libre maneja un poco más democrático el asunto, pero ahí el mercantilismo ejerce presión y censura en la opinión. Gracias por la lectura.

    ResponderEliminar
  5. GRACIAS POR LA RESEÑA DE LA LUCHA LIBRE EN GUATEMALA MUY BIEN ESTRUCTURADA

    SALUDOS
    LUIS JAVIER

    ResponderEliminar
  6. Le invito a ver la pagina luchalibreguatemala.wordpress.com

    trata sobre la historia de la lucha libre guatemalteca, especialmente en la epoca de oro y plata, tenemos fotos, historia y videos aunque sencillo pero con aprecio hacia el bello deporte de la lucha libre

    ResponderEliminar

Aclarame tus ideas