Ir al contenido principal

Puro cuento


Había una familia conformada por mamá, papá y cinco niños. Los dos últimos patojos eran gemelos y los que más problemas daban a la familia. Desde que empezaron a caminar daban lata, uno se llamaba Libertino y otro Maximiliano. A libertino le gustaban los placeres de la vida y no le importaba como obtenerlos, esto aunque hiciera llorar a sus demás hermanos; cuando ya podía hablar, desacreditaba a sus padres pues soberbiamente decía que se podía vivir sin ellos. Maximiliano era lo contrario, aborrecía los placeres de la vida, máximo cuando alguno de sus hermanos obtenía alguno y no le convidaba, todo el tiempo manipulaba a sus padres para que si alguien tenia algo más, le obligaran a compartir, podría decirse que era envidioso, cosa que le había causado mas de una nalgueada, aunque que dicha paliza la había vuelto hábilmente un mal recuerdo para sus padres, por lo que cada vez que pedía algo, recordaba cuanto le habían lastimado.

Al crecer los dichosos gemelos, estos crearon sus grupos de amigos, cuidando que estos fuesen igual que ellos; llegando a competir entre los dos grupos en la escuela, y cuando algún miembro de uno de los grupos fracasaba, los otros se burlaban, aunque hacían berrinche si eran ellos los que mordían el polvo. Ya un poco más grandes, sus respectivos grupos se fueron dando cuenta que su forma de vida les daba muchos problemas en sus casas y fueron abandonando las ideas que los gemelos les habían inculcado, pero cada vez que un miembro del grupo se alejaba, alguno de los gemelos gritaba que las ideas del otro habían muerto. Hoy ya casi en la madurez los restantes hermanos, que son la mayoría, saben que los gemelos no son ni tan buenos, ni tan malos: son egocentristas y simplemente no hay que ponerles mucho coco.
___________________________________________________________

Televisión
La entrada formal del telenoticiero Hechos de TV Azteca, ha mejorado la oferta televisiva de noticias, obligando a Guatevisión ha replantear su horario. La presencia de José Eduardo Valdizán (a pesar de ser de la UFM, es uno de los más moderados), ha dado al noticiero credibilidad, ya que quien no lo recuerda en aquel memorable altercado con el ex presidente Cerezo en el desaparecido TELEPRENSA; además de que tiene presencia escénica y tiene el don de tratar amigablemente al televidente, cosa que lo hace agradable y se acerca al concepto de presentador “amigo” que manejan las televisoras mexicanas. La lucha es ahora directa con GUATEVISION, pero el televidente es el ganador ya que finalmente se esta viendo una televisión competitiva, mientras los noticieros del monopolio dan patadas de ahogado. La programación de TV Azteca realmente ha decepcionado, ojala el inicio de Hechos sea el inicio de una mejor propuesta televisiva.

Prensa escrita
La absurda mención de la fallecida ley de desacato, por parte del presidente (al acusar a columnistas), es una muestra de la falta de madurez política de los “Socialdemócratas”. ¿Por qué ponerse a defender a Portillo? Hubiese bastado con decir que era asunto de tribunales, por lo que no hablarían del asunto; mientras que lo que hacen los deja en descarada evidencia. Señor Presidente: Los intereses de la nación no giran en torno a un personaje o lo que se diga de él, bueno o malo, más bien giran en torno a decisiones estadistas cuerdas con no malversar las arcas estatales, con no dividir aun más a los chapines; puesto que al señalar a un grupo especifico, usted señor presidente, se despoja del la representatividad de unidad.

Comentarios

  1. Criticon Chapin:
    Lo que dice de el Sr. Valdizán que, "tiene el don de tratar amigablemente al televidente" es muy cierto, precisamente se trata, de un don, porque el que sale en Guatevisión, no recuerdo como se llama si José o Josué, o algo así, pero es el que da las noticias por las noches, por más que lo intenta como que no le sale. y esa su costumbre que tiene, que en cada corte dice o mejor dicho ordena, porque eso parece una orden: "no toque ese botón", realmente cae mal.
    Saludos
    Karla

    ResponderEliminar
  2. Master Criticón, no estoy de acuerdo, espero que aquí se valga estar en desacuerdo, porque en muchos blogs eso no se puede, lo de Baldizón es ser tuerto en país de ciegos, el tipo no tiene presencia, él aprovechó aquellos días para hacerse una reputación a costa de hacer polémica, pero tiene mucho que aprender, pero dudo que lo haga. Lastimosamente en la TV nacional no hay ninguno que tenga el carisma necesario para ser un buen presentador.

    Con lo de la programación, mientras no haya competencia no habrá mejor programación.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Carla O.
    El susodicho de llama Juan José Ríos, formado en la radio y salio de bateador emergente, cuando a nuestros amigos de Guatevisión les salieron mala paga las chicas que con tanta pompa habían enviado a capacitar al extranjero. Creo que el referido presentador no hace tan mal las cosas, tiene buen manejo de cámaras, pero si quizá excede ese control. Quizá sea que no le cae bien, y es que a mi padre le cae mar Haroldo Sánchez y ni lo conoce; es simple apreciación individual. Gracias por su opinión.

    Fernando Ramos:
    ¡Claro que se vale el desacuerdo! Que triste un arco iris sin colores. Desde mi óptica si un periodista es incisivo puede generar este tipo de comentarios, el cuestionamiento sería que de no haberlo hecho ¿Quién lo hubiera hecho? Es un dilema que ha de enfrentar un comunicador, puesto que un auditorio como el chapín, acostumbrado a mano de mono, tiende a desconfiar, cosa buena pues hay que aclararles que ya no nos dan atole con el dedo. Un periodista incisivo esta sujeto al escrutinio y debe llevar un modo de vida sabiendo que le cuestionaran, hay ahora periodistas radiales que presumen de trasgresores, pero solo con ver su currículo y lo que han hecho se sabe para que equipo batean. Un debate similar tuve el año de la entrevista que Valdizán hizo a Cerezo, en el instituto hicimos la actividad, y se me acusaba de estar a favor del irrespeto al presidente con tal entrevista, pero yo sostuve que fuera quien fuera siempre me hubiera gustado que le hicieran aquellos cuestionamientos, pues una investidura no hace digna a una persona, lo digno se gana. A mi criterio Valdizán (a pesar de su militancia en el PAN, cosa que da aversión a muchos) es el mejor presentador actual de noticias en TV nacional, estrictamente en lo referido frente cámaras, lo que no implica que sea un buen presentador para otras latitudes o que concuerde con su ideología. Respecto a lo da la programación, comparto totalmente la opinión. Gracias por la lectura.

    ResponderEliminar
  4. porque siempre tenemos que criticar pero solo lo malo...porque no hacer ver lo malo para mejorar y darnos cuenta de las cosas buenas, decirlas y asi apoyar lo nacional...al contrario pienso que en Guatemala se estan tratando de hacer buenos canales pero claro con Chapines como fernando que no apoya lo nacional y en realidad por eso estamos como estamos deveriamos amar mas a Guate y sobre todo apoyarnos mas como chapines dando un aplauso a los que tratan de hacer algo diferente y nuevo en Guatemala si solo vemos lo malo y no apoyamos la produccion en television de Guatemala nunca saldra adelante

    ResponderEliminar
  5. criticon chapin entre en libros decis que la Biblia pero deplano no las leiste verdad,,, o nunca se te quedo en donde nos habla de que vemos la paja ajena pero no la nuestra...deveras...critica critica y aparte de todo no criticas nada bien como que ese no es tu talento

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Qué piensas