El Criticón Chapín

El Criticón Chapín

En mí adentro

Vivencias, Recuerdos, Interrogantes y Charadas, con música.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Siempre vendrán tiempos mejores

En la noche buena, de niño, siempre la disfrute; despertabas muy temprano y mi alegría era abrir los regalos. No era de aquellos chavitos que hoy de dicen gracias con una mueca de resignación, no, realmente disfrutaba mis juguetes de madera, aunque sí me iba bien, eran de plástico.

Recuerdo que mi padre siempre me compró mi estreno navideño, incluso cuando las cosas le iban muy mal. Cierta navidad me dio Q5.00 para mi estreno, y es que no podíamos comprar cosas nuevas, por lo que comprar en el “baratillo” de cosas usadas de la Terminal, era casi costumbre. Aun tengo fresco el rebuscar entre tanto zapato usado, y después de encontrar alguno que me gustara, tener que buscar otro ya que quizá el primer encontrado era muy caro para mi bolsillo. A pesar de las limitaciones fue hermosa esa época.

Después llegó la adolescencia, las marcas eran ahora lo que importaba. Con mi padre vendíamos cajas de cartón y madera, pero lo que me daba ya no era suficiente. Armé una carreta de cojinetes, acarreaba bultos de las camionetas a los locales de los comerciantes; así fue como me di caprichos navideños. Hoy veo que la marca es lo de menos, enseñar el calzoncillo esta bien y mientras más cara de sicario te vean esta mejor; se que la moda es la moda, así como pienso que no hay mejor época colectiva que otra, pero creo que han perdido la clase.
Era matado trabajar de cargador, pero así compré mi primer par de Fila, un overol Lee y una camisa en Sombol, mientras que para año nuevo compré un saco rosado (ha que maricón!) y zapatillas blancas, jugando con un pantalón y playera negra; siento que fue una época bien Fashion, incluso debías comprar atomizador para el pelo. La presión social era grande en aquellos días, y si no te vestías bien no eras nadie. A pesar de que se ve muy superficial, yo creo que también disfruté; nunca esperé a que mi viejito me comprará lo que no tenía, sudé como nunca para obtenerlo, lo único de lo que hoy me arrepiento es de sentir vergüenza de que se supiera que trabajaba en el mercado; las traidas que tuve eran llenas de babosadas y hubieran muerto de saber que salían con un carretero. Tenía suerte con las chicas, un 24 hasta una se me declaró en una posada; mientras que en otra navidad debía comprar 4 regalos para novias, lo que hice fue ir a un almacén de la 20 calle y comprar un regalo por media docena, los 2 restantes se los di a unas amigas.
Ahora recuerdo una navidad de discoteca; era el salón de la policía en la zona 6. El toque era de la Music Poower, llegué con mis 17 años, saque a la chica más linda con la que he bailado; de pelo castaño ensortijado que era pavoneado con spray al mejor etilo ochenteno, alta, de ojos color miel encendidos y labios finos (con sabor a fresa). Después de bailar por más de hora y media, le dije que si quería ser mi novia, nunca me había visto y me dijo que sí. Nos dimos un prense de película y ni lo empapado de sudor impidió que ese momento fuera mágico. Salimos como a las 7:30 de la noche, fuimos a esperar un bus a la cuchilla y como era día festivo nos dieron la 9 esperando. Durante ese tiempo charlamos de los estudios, que vivía en El Paraíso, Etc. Se fue en un ruletero, nos prometimos vernos en el siguiente toque, pero justo cuando arrancaba el carro, recordé que ahí no había toques seguidos. Nunca la volví a ver, pero siempre que fui ahí, siempre le busque entre toda la mara. Era una chica sencilla a pesar de su belleza, fue la chica con la que más he disfrutado un beso y aunque no hubo sexo, jamás la he olvidado.

Quisiera contar las cosas buenas que como grupo de amigos hicimos en aquellos días, pero sonará mal, ya que jamás hay que alardear sobre la ayuda a un necesitado.

Más tarde vino mi accidente, pero aun con limitaciones seguí la juerga. El nacimiento de mi niño si me reformó, desde entonces trabajaba para él. No cuento más ya que empecé a chillar; pero si viví felicidad solo de verle.

Se me hace extraño hoy, mis fiestas de fin de año han acabado; pero recordando lo vivido, sé que disfruté, un día me sentí el rey del mundo (mucha tele), y hoy que estoy en ruinas, aun me atreví a brindar. No sé si algún día vuelva a sonreír como antes, pero si que cuando pude lo logré. La felicidad es algo muy personal, no hay una felicidad estándar y lo que a unos hace feliz, podría ser infeliz a otro. Nunca hay que pretender por la fruerza que alguien sea feliz con nuestra felicidad.

_______________________________________

¿Quiere conocerme?
El lunes 4 de enero, brindaré una conferencia en el Hotel Crowne Plaza Las Ameritas. El tema será “El Origen No Determina Tu Futuro”. Más información en: aclarandoideas@hotmail.com

Alzo mi copa y brindo por todos los lectores de esta bitácora. Que la pasen a toda madre, que Dios les bendiga y que este año no se agüeven, que siempre en tiempos dificiles vean lo que tienen y no lo que les hace falta.

FELIZ 2,010


Posdata: Salud Oscar, igual brindo por El Payuk.

6 comentarios:

  1. Gracias por el Posdata, aunque el Blog de Payuk ande ahorita en esta es Standby, te aseguro que volvera! jeje

    ResponderEliminar
  2. Saludos mi Criticón, Dios lo bendiga y conceda las peticiones de su corazón para este nuevo año 2010. Yo ya lo conozco,claro no en persona, pero si ya he tenido el gusto de verlo aunque sea en fotos, ah y de escucharlo también. Bye.bye Karla

    P.D.Tiene cuenta en FB?

    ResponderEliminar
  3. que bien que este ya de regreso con ganas. Feliz Año 2010

    ResponderEliminar
  4. Criticon... lo mejor que le ha pasado a la blogosfera es usted mi estimado.
    Espero seguir leyendo tus lineas en el 2010 y que tu vida así como te ha sacudido para abajo también te levante yo se que sera difícil darte cuenta de ese momento pero creo que tenes los ojos que muchos envidiamos para ver los detalles de la existencia. Fe, esperanza, alegrías, trabajo, salud, amigos... lo demás Dios se encargara de proveerlo ... FELIZ AÑO CRITICON.

    ResponderEliminar
  5. Max
    Más que fantástica, real.

    Oscar
    La que es, vuelve.

    Karla
    Ese es el problema de ser famoso. ¡Ha, o sea pues! Sabe, siempre quise el anonimato, para que la percepción no se perdiera en el blog; lamentablemente lo sucedido este año hizo que fuera yo quien perdiera la perspectiva. Odio mi voz. Por lo que usted inquiere, si pudiese, escríbame a aclarandoideas@hotmail.com

    Kurt
    Quizá no con tantas ganas, pero buscando la brújula..

    Sam
    Gracias por ser de los asiduos lectores. Creo que la vida se mandó conmigo, pero esto ha servido de bendición para otros. Exactamente lo que escribe al final es lo que ahora ago, dejar que É1 guíe mis pasos, ó en este caso, mis ruedas.

    A todos: Un Chapinisimo abrazo de fin de año.

    ResponderEliminar

Aclarame tus ideas