Cuando te sientes bueno

Me desperté con la noticia de la reedición de la canción We Are World de Michael Jackson y Lionel Richie. En las redes sociales muchos celebran la versión que hoy harán los cantantes de moda; pero también aparecieron los inconformes, aquellos que llevan lo alternativo y la trova a un pedestal de lo absoluto. Algunos se las dan de intelectuales y llegan a calificar este tipo de expresiones como “Hipócritas”.
Nada diferente sucedió hace 25 años. Muchos descalificaban la grabación, llegándose a crear leyendas urbanas. Los que ven a los Yankees como sus enemigos naturales jamás vieron ni verán nada bueno en lo que producen.

Yo era un nuevo adolescente, pensaba más en el sexo que otra cosa, pero créanme, esta rola hizo que pensará en la gente que estaba jodida. Nuestra democracia (bueno, a lo que llamamos…) era incipiente, Nicho hacía sus primeros tanes para su Odiseo, mientras los estudiantes perdíamos el miedo a expresarnos y no más había que tener cuidado de la Panel Blanca. En África se desataba una cruel hambruna (de tantas), cosa casi ignorada por la adolecería de entonces, pero la rola hizo que muchos descubrieran que los periódicos traen más que tiras cómicas. Tampoco es aquello de “Y así me nació la conciencia”, pero si fui testigo de cómo mis amigos se interesaron en el tema.

Hicimos la coperacha y compramos el flamante LP. Es increíble como mi mente retrocede en el tiempo al escuchar voces y ver artistas como El Jefe Bruce, Steve Perry, Ray Charles (QPD), Billy Joel, Hall & Oates, Bob Dylan, Etc. La música era diferente, quizá de voces maduras. Si la rola se escuchara sin prejuicios, se descubrirían hermosos sentimientos plasmados, algo que muchos huyen a percibir, ya sea por ser muy machos o por sentir fobia al pop.

Si la nueva grabación hace que los chicos hagan buenas obras, no debemos reprenderlos al decirles que son solo presa de la moda; somos los más adultos los que debemos cuestionar si hemos sido consecuentes con nuestros ideales. Lo bueno esta dentro de nosotros, se debe dejar salir, sin obligación, sin coacción. Quién no quiera ser solidario, no es malo, percibe diferente la vida y nadie tiene derecho a pretender que la vea igual que él.

Durante aquel 1985 decidimos llegar de voluntarios a un Hospicio. Sé que más de alguno dirá que eso era solo la influencia de la moda y que los ideales son otros. Pero he de decir que fue bonito. Hay que discernir, pero ha veces llegar a los extremos en la consecución de un ideal hace que muchos se pierdan de sensaciones hermosas que regala la vida. Es rico sentirse bueno (aunque nadie es bueno del todo), hacerlo desde el anonimato es mejor. Jactarse de serlo es el fin de la bondad.

Si no puedes ayudar a los haitianos ¿No se te ha ocurrido que cerca de ti hay alguien necesitado?

“Envíales tu corazón, pues ellos sabrán que alguien se preocupa.”


--------------------------_________________________-----------------------------------

Prensa Escrita
Articulo interesantemente diferente de F. Valenzuela.

Comentarios

  1. Pues espereo que me aclare esas incoherencias de las que hablas =)
    Hay a mi me encantaba Bruce Springsteen, saludos
    Karla

    ResponderEliminar
  2. Buno usted, tú. Resulta que mi maquina no actualizaba bie y me metí en conversaciones ajenas y hasta el otro día me dí cuenta que no hablaban con migo. Pero no fue solo en FB, me pasó en otras redes.

    saluditos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Qué piensas

Entradas populares