El Criticón Chapín

El Criticón Chapín

En mí adentro

Vivencias, Recuerdos, Interrogantes y Charadas, con música.

martes, 16 de febrero de 2010

Un irónico día de San Valentín

La mañana era fresca, el día pintaba hermoso, a eso de las 8:00 AM, la avenida de las Ameritas estaba casi desértica; era un domingo cualquiera, pero para algunos era el día del Amor y la Amistad. Estando en el obelisco se sentía un viento helado y uno no se calentaba a pesar de los rayos del sol. En la rotonda los agentes de EMETRA se preparaban para dar vialidad a “Pasos y Pedales”, mientras que algunos deportistas ocasionales se preparaban para una competencia que partiría del lugar, competencia que al parecer era en pareja. – Comenzamos.- me dije.
Mi intención era no ponerle mucho coco a la celebración. Fui a desayunar al Mc de Próceres. Al inyectarme la droga matutina, cafeína por excelencia, observaba a una pareja que más que desayunar parecían tener orgasmos. A los chicos probablemente no les había alcanzado la noche y se embelezaban demostrando que un desayuno podría ser excitante. Salí de ahí rumbo a una reunión con amigos, el sol ya calentaba, en la Avenida Reforma ya había parejas desplayadas en el arríate central, cuyos apapachos no se hacían esperar. Quizás siempre ha sido así, pero hoy me daba cuenta de eso, contradictoriamente a lo que había planeado.
Llegué a la reunión. El clásico intercambió de regalos, que sí la loción, que sí el muñequito de a 9.99 (¡ups, ya no se consigue!). Estaban los que aparte del regalo amistoso, debieron comprar el regalo de su peor es nada, siendo obvia la diferencia en precio y tamaño. Se encuentran los que recibieron más de 4 regalos, pues su popularidad es evidente. Y están los que reciben un regalo, prueba de que los amigos no le dejan al margen o de que su vida es patética. Sea como sea, hasta en estas reuniones hay presión social.

Después vino la iglesia. La predica sobre la amistad, puesto que escrito está que no hay amor más grande que el amigo que da la vida por otro. Y bueno, los abrazos, deseos y guiños estuvieron a la orden del día. Una gran mayoría de chicas portaba, como si de un trofeo se tratara, una rosa de un color entre rojo y blanco. Esto me hizo saber que yo no había sido uno de los galantes del día.

Una vez terminado el ajetreo dominical, ya en casa, me dispuse a ver TV. Comedias románticas eran lo que saturaban la programación. Solo escape a ello gracias a mi Atlético de Madrid (como ha de haber gozado Jesús Gil, aunque no sabría bien en donde está). Simoncho, soy rijiblanco desde hace ya rato, aunque después del doblete no ganen nada, pero los duelos con el Barcelona siempre son cosa aparte. Mientras observaba el resumen de mis colchoneros, sonó el teléfono. Nadie contestó. Al parecer era de esas llamadas que se activan sin querer desde un celular. Un bebé jugaba con él teléfono, al fondo escuché la voz de mi ex pareja: -Deja eso ahí nena.- Se me hizo simpático escucharle después de meses de no verle. De pronto mi media sonrisa desapareció. – Me voy a bañar, mañana saldré temprano.- dijo una voz varonil. – - Pero te puedo calentar el agua si quieres.- dijo la voz femenina (no tienen calentador!). Me dije: - Esto te jode.- colgué. De pronto me encontré solo, me sentí solo. Ahora ya no podía refugiarme en los brazos de mi bebé. ¿Casualidad? Aun no lo sé. Siento que a veces el destino me juega cruel, como si mientras más intento afrontar la adversidad, más irónico se portara con migo. Noté que mi almohada estaba mojada, pienso que no fue por su ausencia ni porque albergara alguna esperanza, pues fui yo quien determinó la última vez que no funcionaría. Me dolió mi situación, el que estoy en una etapa en la que no debería estar tan solo, lo pelee, pero este ingrato destino se ensañó. Aunque no vi., me lo imaginé; es triste saber que algo muy tuyo ya no lo es más. Mi mente ya sabía todo esto, yo lo he superado, pero mí maldito corazón sentimental como que no agarra la honda.

Melancólico y casi enfadado observé como mi Atletí le quitaba el invicto al Barca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aclarame tus ideas