El si-mula-cro de terremoto y el impacto mediático

Los asesores de los gobernantes, sea cual fuere el país, siempre cuentan con individuos que cuidan la imagen del mero mero. Pero por la manía de muchos en contratar familiares, nos podemos encontrar con asesores que poco o nada saben de impacto en la opinión pública. Pero los hay profesionales, aquellos que saben medir las reacciones en masa: los teóricos conspirativos.

En México se han dado casos de estudio, que van de lo sublime a lo ridículo. La gripe porcina, fue uno de ellos, la OMS no ha aclarado nada y al mundo ya se le olvidó. Lo sucedido a Rafael Acosta Ángeles alias “Juanito”, es lo que se da cuando no se toman en cuenta todas las aristas, en este caso la reacción del Frankenstein, puesto que la masa siguió el guión. Casos como el de la niña Paulette son una bendición para los asesores de los políticos, les da chance a replantear las estrategias.

En Guatemala el gobierno ha hecho gala de estos asesores. La mara actúa pensando que su actuar es espontáneo, pero en muchos casos (hablando exclusivamente del gobierno, ya que fuera de él también se cuecen abas) su actuar ya ha sido perversamente previsto. La ayuda que brinda el consorcio de Ángel Gonzáles es vital para el m anejo mediático en beneficio de quien ostente el poder. Las principales teorías conspirativas parten del gobierno, como por ejemplo la torpe actuación de Gándara en el caso Rosenberg; resuelto supuestamente por alguien que no ha hecho más que solo favorecer a los gobernantes. ¿Cuántos shows ha montado el gobierno? El último grito mediático es un simulacro de terremoto. El mandatario fue bien instruido, -“la solidaridad de 1976”-.
Lo buscado es el sentimiento de culpa, hacerle saber a la mancha que si no da, se es mal ciudadano; Ha! y pobre aquel que ose estar en contra, es un desgraciado neoliberal. Que gana el gobierno? En cuanto a su plan electoral gana: presencia positiva en los medios, la exaltación de la palabra “solidaridad”, desvío de recursos, logística en toda la republica, estadísticas de militantes, cortina de humo, Etc.

¡Que mal pensado soy!
Si se quisieran salvar vidas, habría que tratar de sacar a las personas que viven en los barrancos, sé que es complicado, pero hay imágenes del 76´s en donde se observa como las masas de tierra se desplazan y acaban con cuanta casita humilde haya. La reacción de los hospitales es vital y no se resuelve con el simulacro planteado, este debería ser periódicamente institucional, así como deben estar equipados con equipo e insumos, pero si no hay ¿tiene caso el simulacro nacional? El colegio de Ingenieros debería ser un ente que evalúe las construcciones, llevar un plan acorde ya sea con la muni o con el gobierno, y no solo para sacarle plata a uno, sino para hacer recomendaciones de construcción. Pero finalmente, ¿será que solo para corrupción se creo CONRED?

En fin, hay muchas tragedias más en nuestra nación. La tétrica cifra de asesinatos diarios, extorsiones, secuestros, Etc. ¿Pero a quien le importa? A usted y a mi, que salimos de casa a una ciudad sin ley, con narcos policías, PMT rebuscando cualquier desliz, delincuentes que igual asaltan fuera que dentro de la cárcel, un presidente con una mujer que se ha tragado que es Eva Perón o un nomo de Santa Claus, con diputados corruptos y con un gobierno que regala en su infeliz nombre lo que a otros cuesta. Ya tenemos un simulacro de justicia, ¿Para que uno de terremoto? Para ver si le sale al genio asesor.

Comentarios

Entradas populares