Ir al contenido principal

Luchadoras de adversidades

Me inevitaron a conocer a una chica que necesita un empujón en la vida. Fuimos el 1º de mayo, sí, el día en el que muchos se estiran en casa, otros toman el sol y otros tantos se chamuscan al marchar con “demandas” que nadie escucha. Después del almuerzo, nos pusimos en marcha hacia Villa Canales.

La casita de lámina está a orilla de calle, el tamaño del terreno es de 6 metros de frente por 15 de fondo. La puerta es de madera, o bueno, lo que un día pretendió ser una puerta, puesto que hoy está remendada y quebrada de la mitad hacia abajo. Al entrar debes abrir las piernas ya que por la misma puerta sale las aguas negras de la casa. El cuartito en donde nos recibieron esta hecho completamente de lámina, sirve de habitación comedor y sala.
Ahí estaba ella, una chica de 20 años. Su discapacidad es de nacimiento. Una malformación congénita cerebral la dejó sin movimiento en sus extremidades inferiores y con una evidente, aunque no grave, mal formación facial. La chica es tímida, quizá la falta de interacción con la sociedad le ha vuelto así. Pero poco a poco empezamos a ganarnos su confianza. Nos platica que le gusta el Chavo del Ocho, las caricaturas y ahora ve una que otra novela. Es linda su sonrisa, le pregunto si le gustan las muñecas y dice que ya no, que se siente ya grande para eso.
Al comenzar nuestra visita había sol, era casi insoportable el calor que se sentía ahí dentro por las láminas, de pronto empezó a llover y se hicieron evidentes los hoyuelos en el techo aquel, dando paso a una sensación de frío, aunque no se si era por la lluvia o por lo conmovido que me encontraba. La chica en referencia nunca ha estudiado, no sabe leer. La madre ha luchado, pero las cosas no le han salido; como evidencia en una esquina del cuartucho se encuentra una maquina de coser industrial, ya oxidada, ésta la fue a sacar de la maquila en donde trabajó la ultima vez, pues los dueños se fueron sin pagarle a nadie su tiempo de trabajo, echándose al pico los varios años que la señora les laboró. Pero ahí viven estas dos mujeres, el padre de la niña saludos les dejó. La señora se gana la vida de costurera, recibe ayuda de un hijo, pero éste está perdiendo paulatinamente la visión y pronto podría perder el empleo.

La pobreza se respira, se siente, más no se degusta. Nos sirven una taza de atol de plátano. Se siente rico en medio de aquella pertinaz lluvia. La chica me cuenta que le gusta la música de Banda, y que le han comprado un disco de Apuesta. Al principio pensé que me preguntaba si apostaba que nombre de grupo era el del disco, por lo que pondría en evidencia mi ignorancia de lo regional mexicano, pero alguien me aclaró que así se llamaba un grupo mexicano. A ella le gusta movilizarse, nos cuenta la madre, pero al ser de tierra el lugar se le hace difícil el desplazamiento en su silla de ruedas. Cuando la señora sale de casa, deja a su niña recomendada con los vecinos y si no encuentra a nadie, la chica pasa horas sola. Cuentan que no le sacan mucho a la calle ya que las personas hacen un espectáculo cuando le ven, incluso hay padres que asustan a sus hijos diciéndoles: -“Seguí portándote mal y ella te va a llevar”-
Cierta vez acudieron a esos que recolectan dinero anualmente y les dijeron que si le daban terapia, pero el bus de ellos no pasaba por el lugar y que siempre si se cobraba. Ese es el problema de ese tipo de entidades, las personas solo llegan a ser números fríos y solo se ocupan bien de quienes les es fácil ó representen una buena imagen para ellos.

Pero a pesar de todo, la madre no ha claudicado, planea seguir en la lucha hasta que el cuerpo aguante, la dignidad le estila y es contagiosa. La chica si quiere aprender, muchos han ofrecido pero pocos han cumplido; ella dice ser feliz y no le importa que le vean raro, le gusta pintar, por lo que cuando pueden le compran libros para colorear; antes ayudaba a lavar trastos y barría, pero desde que se quebró una pierna se le hace más difícil ayudar. Y es que no es fácil entender la extrema pobreza con dignidad. Algunos creen que deben pedir en lugar de buscar y ofrecer; otros creen que regalando a lo entupido se resuelve la pobreza (aunque dentro sepan que no es así, pues lo que ven es un botín electoral); mientras otros tantos piensan que crear riqueza es suficiente.

Me alejé de aquel lugar, con el compromiso de hacer algo, de encontrar una luz para una vida, aunque también de ser agradecido con lo que poseo. He pensado en montar una campaña publicitaria que haga entender a las personas que no se debe de juzgar a una persona con limitaciones; pero más allá de eso está el no tomar un caso a la ligera, brindar una ayuda debe ser integral y el día que se supere la condición de vida, no se debe uno ufanar de lo hecho, eso es para los vividores.

¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬¬____________________------------------------------------

*Estoy emocionado, un doblete colchonero está a la vista.

*Simulacro de terremoto, de invierno, de suicidios, de orgasmos, Ha!! y de gobierno.

*Dicen que quien mencione a Nineth en la Sonora tiene asegurado un descuento de salario.

*TV Azteca languidece ante tan mala programación. He estado dentro de los foros en zona 11 y es lamentable el desperdicio de tan buen equipo.

*Trataré de escribir más a menudo, la chamba ha estado full.

Comentarios

  1. si lamentablemente, Tv Azteca no le veo mucho futuro. pense que realmente venian a hacer buenas cosas pero se han convertido en lo mismo de los canales abiertos, puro programa enlatado. El error principal fue creer que se manejaria como una estacion de algun estado de mexico pero con programas mas viejos.

    ojala retomen el camino que al inicio se vio prometedor.

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo, ahí está evidente un mal manejo de la percepcion del televidente. Guatemala ya dejo de ser la aldea que pensarón y no nos tragamos el cuento nacionalista en favor de los gobernantes, aún hay mucha ignorancia, quizá lo intuyeron por lo que trasmite la TV monopolica,pero quienes tienen poder adquicitivo no la ven.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Qué piensas