Arzú no es un mal alcalde, es un torpe político

Del desastre ocurrido en Nueva Orleans EEUU, debido al huracán Katrina en 2005, el presidente de dicha nación no tenia la culpa, pero la Nación era su responsabilidad. La presión de los medios y (aun más) el clamor de las victimas hizo que el gobernante destituyera al responsable de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés), George W. Bush satanizado hasta la saciedad por su entupida y pretoriana reacción ante el terrorismo, supo ser estadista cuando enfrentó criticas por su lenta reacción ante Katrina; llegando a autocalificar a su gobierno de “resultados insuficientes” y asegurando que “ayudarían a quien lo necesitara”.

Álvaro Arzú debería evitar los micrófonos, aquellos asesores que le tienen pánico, debieran aguantarse las ganas de orinar y decirle de frente: -No hable mucho, cada vez que lo hace ofende con su estupidez-. En está entrevistita se muestra tal y como es, hace gala de soberbia, pues según él, el ultimo culpable seria su corporación. Su viceral alocución comienza descalificando a los que según su pensar le acosan, pues en pocas palabras solo hartando se la pasan; será que él no asiste a banquetes? Al final un medio vive de información y credibilidad, o acaso son entes de beneficencia? Su cólera radica quizá en que aun no los a podido comprar como a los medios de Ángel Gonzáles. Después de negar cualquier responsabilidad, el alcalde corona su triste alocución: “Pero es mentira, pero (puesto que) ahora decir que porque pasan 10 camiones allí fue el problema es de gente idiota”. En NINGUNA circunstancia un servidor público debe ni puede referirse así a los ciudadanos. Podría decirse que las personas son ignorantes de algún tema, puesto que de hecho todos lo somos en algo, pero usando calificativos peyorativos es ofensivo. ¿De que se queja? Solito se retrata, ofende, no acepta responsabilidades y hace que vendan periódicos, ahí está M. J. Salas, que salga y enfrente sus funciones, Tonatiuh se ve mejor calladito.

El bien que Arzú está haciendo a la capital es eclipsado por sus torpes reacciones y su actual alianza con el gobierno en la asquerosidad llamada TRANSURBANO. ¿Por qué digo el bien que hace? La ciudad si ha mejorado, criticar lo malo no debe hacernos ciegos ni mal agradecidos, puesto que seriamos como el motivo de nuestra critica. Precisamente en estos momentos se empiezan a trasladar los vendedores de la 6ª, esto es un logro para aplaudir de pie, no ha habido violencia, siendo seña de que las cosas se hacen como se debe. Lastima que las personas de este país están acostumbradas a la polarización, son incapaces muchas veces de admitir triunfos de quienes no les simpatizan y eso hace que nuestra sociedad no evolucione. Una de las criticas más absurdas: “Que feos se ven los de EMETRA con los cascos, esos son se safari, no debieron gastar en ello”. Se puede criticar la forma de la compra y fiscalizarla, pero descalificarla por la estética no es decente. La exagerada vistosidad de esos cascos son un beneficio para los transeúntes y automovilistas.

Critica
Políticos como el alcalde deben comprender que las críticas no siempre las harán con el perverso fin de destruir, pues la sociedad tiene miembros que siempre cuestionaran, no precisamente por fregar, sino para obtener respuestas ya que cuestionando hemos evolucionado. Por ello una crítica no tiene nada que ver con “destructiva” o “constructiva”, idea que muchos han comprado. La crítica es una y punto. Si se responde, se aclara y se continúa sin tomar en cuenta la aclaración, entonces es necedad. Un funcionario NO puede pedir que sí se critica se den soluciones, puesto que él pidió estar en el puesto y es su trabajo, la colaboración es otra cosa. Imagínese que usted redacta un informe, el cliente le llama y le dice que lo propuesto no sirve, entonces usted le dice que no solo critique sino le ayude; cuando al contratarlo él le explicó lo que quería y usted le aceptó los requerimientos.

Los culpables por no asumir responsabilidades
Álvaro Arzú debe destituir al encargado del mantenimiento de colectores del área afectada y a todo aquel funcionario que supiera del problema y no actuara. Si no lo hace, acepta que si actuaron pero fue él quien no hizo nada.

Álvaro Colom, debe y tiene que destituir al director de CONRED, primero por la inepta reacción ante lo que sucedería, así como por pedir alimentos para Haití y ahora tirarlos por vencidos; claro, con él deben irse todos esos funcionarios que cobran para prevenir pero que llegado el momento son ineptos y no merecen un puesto en departamentos en donde hay muchas vidas chapinas de por medio.
Foto Siglo Veintiuno Edi. Elec.6/6/10
-------------------------------___________________________------------------------------


Radio
Chistorete en Radio Punto: ¿en que se parece Riky Martín al hundimiento de la zona 2? En que no se nota, pasan muchos encima y derepente se descubre el gran h….agujero.

Ya tengo PC!!!!
En celebración vean belleza y escuchen música, aquí mi musa:

Comentarios