Ir al contenido principal

Una noche con veneno…para el intelecto

En la llamada Franja Chapina del canal Guatevisión desde mayo del 2,009 el licenciado Luís Enrique Cruz Asturias es el encargado de conducir el programa Una Noche Con Veneno, que toma su nombre del mote de dicho abogado. Anteriormente Cruz Asturias había incursionado en Punto G y Pilas Con tu Voto, el primero un programa de farra snob y el segundo un programa premiado por la Cámara de Locutores.

Una Noche Con Veneno según Cruz: “Tiene el propósito de ver las noticias actuales del país y del mundo, pero al abordar los detalles con humor y un poco de sarcasmo, aunque sin perder la seriedad.” ¿?

Al revisar las redes en las que se comenta el programa se puede percibir un tanto más animadversión en contra del conductor que complacencia con su trabajo, aunque muchos rescatan el intento de hacer algo nuevo en TV. Lo anterior recogido de los comentarios más cuerdos, puesto que abundan los que escriben sin el más mínimo sentido. Algunos llegan a decir que el programa de Cruz es una copia de lo que hace Jaime Bayly.

Los meritos del Show

Se ha de advertir que crear un programa en el ámbito nacional tras años de monopolio no ha de ser fácil, el abrir la mentalidad del guatemalteco acostumbrado a la basura monopólica tampoco lo es. Es rescatable uno que otro programa, como los realizados a Baldizón y Patricia de Arzú, a quienes sin tanta cosa (y aunque el presentador les ayudó a no verse tan torpes) se les dejó en evidencia.

Con temor a equivocarme pienso que lo mejor que se ha realizado son los dibujos animados, muy anticuados, pero con buen libreto.

La critica

El comienzo del programa es desastroso, con sus cambios de tomas, repentinas y consecutivas, pretendiendo hacerse los graciosos, tiene un efecto contrario, y es ahí en donde comienza la antipatía en contra del presentador quien además colabora gesticulando de más. El humor que pretende dar a las notas es poco entendible, no sé, quizá a mi no me gusta o talvez se deba a su falta de carisma. En cuanto al sarcasmo, debido a que su personaje pretende ser serio para bromear, es difícil saber en que momento es sarcástico, bueno talvez no tanto, pero quizá hasta los Arieles resultan mucho más sarcásticos que el supuesto veneno. Cruz dijo que él sería neutral en asuntos políticos, y que se trataría que sus invitados se sintieran “cómodos”; sabiéndose que un buen porcentaje de la tele-audiencia de este tipo de programas basa su preferencia en la percepción que se tenga del presentador, el personaje de Cruz queda en deuda con quienes buscan respuestas pues su neutralidad y su complacencia con los invitados hace que temas álgidos no sean profundizados, perdiéndose la oportunidad de aclarar puntos, ya que Cruz no es incisivo (auque así pareciera) al ayudar a su interlocutores a salirse de un cuestionamiento incomodo. El formato del programa a su vez es aprovechado por los políticos para contestar con payasadas.

Comparar a Bayly con Cruz es no es correcto, los conceptos son distintos Cruz interpreta un personaje que pretende ser “neutro” en política, y termina siendo solo eso un “personaje” hibrido (guardando las distancias) entre Jim Carrey y Leslie Nielsen; mientras que Bayly conduce un programa desde su particular forma de hacer periodismo, siendo la única alegoría a su persona su supuesta bisexualidad. A continuación una entrevista de 1,998 en la que Bayly entrevista a Hugo Chávez, desnudando la mezquindad de los populistas que como amebas proliferan hoy día, por cierto a quién me recurda...ha... ya a...:

Cruz, o sea Veneno, no prende al televidente, su rutina es siempre la misma y si se ha visto un programa, se han visto todos, ya que en estos hay escasas variaciones por lo que no se apetece verlo nuevamente, solo dependiendo de quien sea el invitado; pero al final uno se siente estafado pues el programa resulta insulso. Tampoco es que no se pueda utilizar un personaje para satirizar la política en TV, el personaje de Brozo (del periodista Víctor Trujillo) en México es la prueba; el asunto gira en cuanto a quien encarna el personaje, si es creíble o no, ya que aunque se diga que con el personaje de Veneno se pretende llegar a la juventud, no necesariamente la juventud es tonta y solo de muladas gusta.

Comentarios

  1. NO CABE DUDA QUE EL CRITICON CHAPIN ES UN CRITICO DESTRUCTIVO. UNA NOCHE CON VENENO NOS GUSTA A LA MAYORIA DE LOS CHAPINES CON SENTIDO DEL HUMOR Y A QUIENES NOS INTERESA LA POLITICA, ADEMAS EL HOMBRE ESTA COMO QUIERE, ES GUAPISIMO Y SU AYUDANTE ES CANCHITO PRECIOSO, ESTA DIVINO TAMBIEN, ASI QUE HAY MUCHOS MOTIVOS PARA VERLOS. SONIA.

    ResponderEliminar
  2. Sonia Villela
    Una critica sería no puede ser vista bajo la premisa de “destructiva” o “constructiva”, es simple y llanamente una critica. Lo de la “mayoría” es cuestionable, mientras que el sentido del humor es subjetivo. Yo no califique la belleza del presentador, si por superficialidades miráramos programas acerca de los problemas políticos la Miss que dijo que los chinos eran japoneses estaría en CNN. Pero si a ud le gusta, disfrútelo. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días ; Creo que todos hemos escuchado acerca de los proyectos de casas con las que ayuda el Gobierno , pero sabemos que hay gente que siempre busca sacar raja de esto , en una aldea del Municipio de San Jose Pinula se estan elborando , con una fatal organizacion hasta tal punta se duda con el valor real de estas casas no se puede visualizar la ayuda ya que el costo esta alto , si alguien sabe al respecto comente , o si sepuede hacer algo mas..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Qué piensas