El humor para adultos y la “moral” de los medios en el escándalo sexual del IGSS


Veía una la película Virgen a los 40, película que he visto varias veces pues su comicidad me gusta; llegado al momento en el que una chica enseña uno de sus bustos, la lica es censurada.

A finales de los 80´s empezó la llegada de la televisión por cable en Guate, entonces fue toda una novedad el ver licas sin cortes comerciales y sin censura. La masificación de dicho medio dio pié a la censura de escenas con desnudos debido a la cultura conservadora de muchos. La religión ha hecho su parte, que desde mucho antes hizo daño (el oscurantismo), haciendo creer que el placer sexual es malo y en especial el de las mujeres. ¿Cuantas personas habrán destruido sus vidas pues buscaron saber en las calles lo que debieron enseñarles en sus casas? Recuerdo a un ministro religioso decir que “el humor para adultos no existe, es pecado”.

Retrocediendo un poco ha inicios de la década referida, ocurrió el “destape español”, circunstancia atribuida su entrada a la democracia luego de muchos años de dictadura Franquista; como anécdota, recuerdo que en un concurso de TVE, el publico debió interactuar con los participantes desnudándose completamente. Por esos años en México tuvo auge el “Cine de Fichera”, cosa que se atribuye a la depresión social por la calamitosa situación económica y posterior evaluación de shock; el referido cine tiene su merito, aunque muchos lo desprecien, quizá sea porque a veces solía ser muy vulgar, pero tuvo cintas con geniales chispazos de comicidad, permitiendo ver a la retina masculina cuerpos excepcionales como los de Sasha Montenegro,  Agelica Chain, Ana Luisa Peluffo, Etc. En estas licas afloró el verdadero residente de las áreas populares, sin adornos y quien vive el día a día sin las oportunidades que otros tienen; este cine se asomó como la versión de un cine de mucho éxito en Italia, dejándonos saber el significado del albur Mexicano. Hoy las vedets mexicanas pasaron a la historia y las sensuales artistas de ahora no enseñan nada de sus esculturales cuerpos siliconeados y artos de botox.

Por entonces también conocimos el humor argentino, encabezado por el celebre Alberto “El Negro” Olmedo, que junto al inolvidable Jorge Porcel hicieron matarse de la risa a toda la América Latina, bueno, quizá no a los puritanos. Esta dupla comenzó en los setentas con licas para adultos como Los Caballeros de la Cama Redonda, Maridos en Vacaciones, Etc.; la primera de ellas la vi en el desaparecido Cine Sexta Avenida. Pero el mundo latino en general los conoció cuando aterrizaron en la TV con programas para adultos, acotando que Olmedo inició como un personaje para niños. Las Gatitas de Porcel fueron un fenómeno social, recuerdo que una de mis maestreas de entonces en la clase dijo: “Nunca vayan a ver al gordo asqueroso ese que pasan en el 7 el domingo a la 9.” Pa que quizo más, yo no sabía, y desde entonces procuraba salir temprano de la disco para ir a verlo. Pero indiscutiblemente el premió al mejor programa del genero se lo llevó No Toca Botón, programa de Hugo Sofovich en donde El Negro Olmedo hace gala de su incomparable improvisación, haciendo una sensacional dupla con Javier Portales, cuyos personajes Borges y Álvarez pasaron a la historia del humor para adultos, hasta aquí NADIE logró superar semejante puesta en escena.

 


Cierta vez, cuando le preguntaron a Eugenio Dervez si un chiste debía ser universal y no localista, este dijo que de joven veía a cómicos como Olmedo, que a veces no entendía lo que decían pero igual se reía por las reacciones de los actores y publico, por lo que opinaba que un chiste local no tenía porque alterarse.

Claro, este tipo de comicidad no es del agrado de muchos; incluso en su país hubo voces que lo acusaron y lo acusan, de misógino, machista, vulgar, Peronista, Etc. La verdad es que yo lo único que rechazaría de un programa como estos es el horario, por lo demás, quien no le guste, que no lo vea; para verle se bebe ser un adulto con mente abierta, querer abstraerse del mundo hipócrita: reír de todo y de todos. 

La muerte trágica de Olmedo al caer de un edificio en el 88 es la parte de la historia que no me gusta, la polémica fue si su esposa fue la responsable por estar con él en ese momento; pero genio y figura hasta el final. Hoy varias estatuas de él engalanan varias ciudades gauchas, una de ellas muy elocuente pues lo muestra junto a su también finada pareja. A él lo recuerdo como se merece, riéndome otra vez de sus locuras televisivas.


Hoy día pocos se atreven al humor descarado para adultos, los humoristas dicen ser familiares y terminan haciendo chistes subidos de tono, y es que no hay definición. El humor blanco es otra cosa, hay grandes exponentes de él en la historia latinoamericana, pero eso lo trato en otra entrada.

El escándalo del IGSS
Inmersos en la hipocresía de los medios, se desencadena el escándalo del destituido director del IGSS. La tarde que se destapó, diversos medios como Prensa Libre lo pusieron de portada, medio mundo lo vio, todos emitían comentarios. Esa noche la televisión restó importancia al asunto, comprensible y esperado lo hecho por el monopolio acostumbrado a mentir o callar, pero incomprensible en los demás medios. Al día siguiente el tema era obviado, uno que otro columnista lo trataba, todo había sido absorbido por la hipocresía social; incluso una activista de derechos humanos urgió al gobierno a tomar acciones para retirar el video del ojo publico pues las escenas denigraban a la mujer por el abuso que se cometía contra ella. La acción de publicar los videos fue con toda la premeditación del mundo previendo la reacción hipócrita de la sociedad, el objetivo era claro, el montaje burdo.

¿Habrá duda de a quien beneficiaba esto? Si vemos ese video sin la investidura de los protagonistas, vemos una simple relación de amantes, ya sea por los motivos que fueran; la única falta sería el lugar del encuentro.  Si se actuará con justicia, los castigos serían solo los despidos de los protagonistas, pero habría uno mayor que es obviado por los hipócritas: la cárcel para quienes difundieron esas imágenes intimas sin autorización. El director del IGSS designado por Otto Pérez admitió que encontraron videos, sería sujeto él de persecución judicial? ¿Quién debería pedirla? El o los ofendidos no lo pueden hacer, moralmente fueron destruidos, sabrá Dios que sucedió en sus vidas, cosa que perversamente sabían quienes subieron las imágenes. Todos ahora han olvidado el asunto, o bueno eso parece, incluso ya ni se habló en los medios  los demás videos subidos. Se cometió un grave delito a los derechos civiles, pero la colectividad ha comprado la idea de que se lo merecían, además para que pelear contra el poder que implícitamente se piensa es el responsable y sobre todo, para que pelear por algo que parece malo. Triste, esa hipocresía sexual hace que no se busque justicia en un caso que pudiese pasarle a cualquiera y no digamos propiamente de algo que tenga que ver con sexo, pudiese ser cualquier cosa privada que se haya dicho o hecho frente a un medio de grabación, cualquiera que fuera.  

La TV hipócrita de hoy puede transmitir películas con asesinatos, destazamientos humanos, terrorismo,  narcotráfico, Etc. Las novelas enseñan como un narcotraficante puede vivir bien a costa del asesinato, y como las mujeres pueden llegar a utilizar su feminidad para sacar provecho de los narcotraficantes, todo esto en medio de adulterio, maldad y muerte. Ver en un noticiario como mueren como moscas los pilotos de buses y como algunos son quemados vivos. Todo esto mientras somos testigos de inauguraciones de suntuosos templos religioso dignos de reyes, cuyos cimientos son fruto de “ofrendas” en un país en donde muchos niños mueren de hambre.

 Pero no pasa nada, el humor para adultos no debe verse.  ¡Jaaaa!!!


*Gracias a esos lectores que de una u otra manera me hicieron sentir que aun hay lectores acá.

Comentarios