Sabias que nadie hace nada

La vice y la formula mágica 
Trabajas y trabajas, honestamente lo intentas pero sientes que no avanzas como debieras.

Y entonces ves tanta porquería, infelices mareros que hasta se dan el lujo de intimidar desde la cárcel mediante sus perfiles de facerbook, presumiendo las prostitutas que compran con su espantosa fisonomía oscurecida por tatuajes que solo a un descerebrado gustaría. Pero ahí están, guardaditos, bien comiditos, con todas las comodidades que les dejan las extorciones luego de dar su parte a sus socios, que debieran ser sus carceleros. ¿Nada se puede hacer? Por supuesto, pero a nadie con autoridad le interesa.

Después escuchas la radio y una fundación y otra asociación hacen propaganda electoral descarada y absurda, insultando la inteligencia de todos, menos del TSE, que como buena comparsa baila al ritmo que le toquen. ¿Quién puede investigar esos entes si son o no reales? Si lo son ¿Quiénes están atrás para por lo menos saber los nombres de las marionetas? Pero a nadie le interesa.

Y entonces ves la fe. Cubierta por un puñado de vividores trajeados con cortes ingleses e italianos, hablando de humildad que no conocen, llorando por cualquier pedo y en plena competencia por ver cual tiene el templo más grande, que serás el símbolo de su poder, edificado en un país en donde hay niños que mueren de hambre, pues algunos finqueros les descuentan la miseria de frijoles y arroz que les arrojan por trabajar como bestias de carga. Pero ¿Los feligreses se dan cuenta? ¿Las gremiales de finqueros hacen algo? Perfectamente pueden hacer algo, pero a nadie le interesa.

Y ves delincuentes que regresan como héroes, porque la mayoría decepcionada por los burgueses que solo roban, prefieren vulgares ladrones que les lancen migajas, pues la suciedad de la deshonestidad es tan grande que alcanza para todo aquel que se enorgullece por sus  valores de cacahuate. ¿Puede alguien hacer algo? La verdad quizá decir algo, pero será casi linchado y la verdad a nadie le interesa.

Y para rematar, nuestro flamante gobierno de “mano dura”, finaliza su ingrato periodo corriendo para hacer cuanto proyecto millonario estúpido encuentre, cavando la tumba futura de su partido, que si tiene adeptos es porque ostenta el poder. Los millones van y vienen, la orgia de despilfarro tiene su cúspide con el renovado cuento de “Juanito y las habichuelas”, el cual vende La Gruesa, que tal cual timador mueve la chibolita, preguntando en donde está, mientras en oriente medio se cagan de la risa pues la pócima mágica se la lograron meter a una sociedad, no por mulas, sino gobernada por viles saqueadores, a los cuales los demás consientes les dejan hacer lo que sea, con tal de recoger de su mesa las sobras de su asquerosidad. ¿Y los buenos? Nadie hace nada, no es por complicidad, es que las capas de corrupción, delincuencia, narcotráfico y asesinatos son tan gruesas, que no compondríamos nada y pudiésemos terminar asesinados en algún parque al medio día. Por eso, nadie hace nada.

--------------------------............-------------------------

Cuando terminas de escuchar radio terminas, supuestamente, sabiendo que antes nadie hacía nada solo ahora el Otto; que Baldizón desde joven era mafioso y ególatra; o por alguna  razón piensas que hay epidemia de infecciones vaginales.

Comentarios

  1. Quizás solo sea una percepción equivocada mia, o un recuerdo influenciado por la inocencia de mi niñez ochentera pero... recuerdo a una Guatemala distinta en esas epocas. Si, habia problemas, nadie lo niega pero habia promesa, existia un aire de que las cosas podian mejorar (o asi lo percibia yo).

    Ahora solo siento que somos un barco a la deriva, naufragando mientras las ratas y demas parasitos malditos devoran lo que va quedando de ese barquito otrora, bonito y colorido, llamado Guatemala...

    Es triste, da coraje y rabia ver esto y saber que no va a mejorar nada por mucho que lo digamos...

    Me quiero ir de acá, no solo para poder vivir una via mas tranquila o darle un futuro mas esperanzador a mis hijos, sino porque duele ver a mi pais (que aunque lo quiera o no, sigue siendo donde nací) de esta manera...

    Me guardo mi nombre (aunque es más que seguro que el Critico ya sepa quien soy) porque no quiero tener que lidiar con las clasicas respuestas de odio y dolor en plan "entonces andate, largate a la mierda" que surgen cada vez que alguien cuestiona la burbuja que algunos se han construido para poder vivir un poco mejor acá...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Hay que intentar que tanto infeliz no nos afecte.

      Eliminar

Publicar un comentario

Qué piensas