Ir al contenido principal

Cuando ya no crees en el amor de tu vida III


Suerte o destino

A veces te haz de justificar, otras no. No es que no anduviese buscando pareja, de hecho escuché un pensamiento que me puso a pensar: - Muchos solteros lo están, no porque no haya oportunidad, muchas veces ellos prefieren estar solos a estar con cualquiera.-  Probablemente  era lo que a mí me sucedía, buscaba algo especial, y lo que pensé lo sería, quizá nunca supo que lo era.

El 2012 tuve pareja por fin, no podría decir que yo busque esa relación, tampoco que ella lo hiciese, prefiero pensar que las circunstancias nos invitaron. La susodicha empezó a quedarse una vez por semana en mi regazo o viceversa, esto mientras yo intentaba enamorarme de ella, eso lo juro. Y es que repito, cualquiera se sacaría la lotería con tan bella persona. Algo si es muy cierto, nunca he dormido mejor en mi vida con una mujer como lo hice con ella, me transmitía seguridad, era dulce no solo para tratarme, también para amarme. Con el pasar de los días empezó a ser realmente importante para mi, pensé que era mi destino.

De las primeras cosas que no compartíamos era la familia, ella ya no quería más, yo aun sentía mucho tata dentro de mí. Me gusta ver comer y dormir a losa niños, pero más me encanta enseñarles, saber que alguien confía en ti. Ella dijo que con migo era suficiente, lo cruel era que tenía razón, quizá por las condiciones.

Por otro lado, Jennifer se integró al equipo de uno de mis proyectos, esto hizo que pasáramos más tiempo juntos. Supe que tenía un retoño, apenas casi 2 años cundo me lo presentó, el tipo había salido a comprar cigarros después de enterarse que sería padre, nunca regresó. Sus padres fuera del país la ayudaban y aun vivía con la familia. La chica era linda pa insinuar que le gustaba, el darme siempre de lo que tomaba o comía era una de sus “ve ni pa ca” favoritas. Los puntos en contra era esa extraña sensación de sentir que no te decía realmente quien era; y claro, lo terriblemente superficial que era a veces, si, moda y belleza era su tema. De alguna manera lo anterior contrastaba con su bondad para ayudar a los demás; esto mientras se sabía muy bien la biblia, fruto de su militancia protestante desde chica.

Mientras tanto, la relación con Amanda, pensaba yo, iba viento en popa. La llevé a la iglesia en donde me congrego y empezó a conocer a mis amigos. Empezó a recibir adiestramiento para ingresar y todo apuntaba a que se haría lo “normal”, ingreso, bautismo y noviazgo, bueno era lo que se buscaría. Yo la verdad si quería asentarme, dejar de estar tan solo y echarle ganas a mis proyectos. Pero la chica no avanzaba en la doctrina, de pronto no seguía o las chicas designadas no ponían lo necesario para reclutarle de unas vez. No era que yo fuese fanático, sucede que ante tanta desgracia en mi vida, la iglesia siempre me había apoyado y yo tenia una deuda moral, eso se lo había dicho a Amanda, quería que entrara para no estarme escondiendo, recalcándole que no quería que fuera de las rematadas religiosas, solo que me ayudará con mi imagen políticamente correcta. Pero al ver que no avanzaba, recurrí a una de las parejas que dirigían la iglesia, di mi carota, informándoles que éramos adultos e insinuando que buscaríamos la boda. Para entonces sería ya mediados de 2012.

Por  otro lado, Jennifer empezó a decirme que la invitara a la iglesia, yo no había querido, pero en una reunión de trabajo llegó mi mejor amigo y este lo primero que hizo al conocerla fue invitarla a su noviazgo en la iglesia, y ella encantada dijo que iría, media vez yo pasara por ella. Originalmente yo pensaba ir con Amanda, pero mi cuate había re-direccionado mi destino.

Amanda se rehusaba a ingresar definitivamente a mi congregación, incluso a veces me decía que sus padres no estaban tan de acuerdo, veían que yo no le daría una mejor vida, que más bien se la complicaría. Mientras ella ponía un pié adentro y otro afuera, yo tendría mi primera cita con Jennifer, una cita en un lugar romántico, Escala  de carretera a El Salvador. Era un lugaren donde en 2010 había salido en doble cita con mi amigo y 2 chicas de la iglesia, habíamos quedado encantados de la vista y recuerdo que entonces dijimos que volveríamos a ir algún día con nuestras esposas.


this will continue...

Comentarios