10 años de ser bloguero


Este blog tiene su rato, con temporadas muy celebres y otras largas ausencias, ello debido a que es algo espontaneo, impredecible, quizás como la miserable vida del autor.  Esta catarsis de pensamientos transformados en letras, suelen brotar según mí condenado tiempo lo permite.

Qué decir, qué escribir sobre una vida con decisiones que afectaron mi vida, pero que tomé al evitar el sufrimiento de otros. Ese, si, ese es mi maldito defecto, no puedo permanecer indiferente ante la desdicha ajena. Lo iré desmenuzando, poco a poco. Por el momento he reactivado las redes de este loco pero autentico bloguero.

Para los nuevos visitantes, si es que quedan hoy día aquellos que gustan expandir la imaginación más allá de una imagen o las sandeces simpáticas, les cuento que mi seudónimo se debe a que en mi trabajo abogo por otros y que, la sociedad se ha inmerso, hoy más que nunca, en lo correctamente político y esto afectaría mi labor, pocos gustan de la sinceridad (ahora me figuré igual al novio de la Marge Simpson de joven: “Que no se sepa, no por mí, sino porqué afectaría a la comunidad...”jaja igual de antipático).

Acá no calumnio a nadie, escribo lo que siento, lo que percibo de mi entorno y las cosas que han afectado para bien o para mal mi vida. Odio los extremos de las ideologías, me duele ver tanta pobreza y tanto rico sin trabajar. Hace poco entre a casa presidencial y vi el despilfarro en viandas y la estúpida cantidad de gente sin oficio.

Cuantas desgracias por esta clase decadente de políticos, empresarios, socialistas y populistas demagogos, infelices que engañan a las masa con la tontera del nacionalismo, si, ese que solo existe en las mentes de quienes necesitan ser parte de algo, y del que solo sirve a los políticos corruptos. Lo que sí existe son los guatemaltecos, muchos abandonados de oportunidad de tan solo trabajar.

Ya me calenté jeje…pos ahí la dejo. ¿Saben? La vida es cruel para muchos de nosotros, pero aun en las condenadas equivocaciones, siempre habrá un hilo de esperanza, ese que hace que sigamos adelante, quizá haciendo solo un alto para tomarte unas copas, besar a una mujer preciosa y reírte de tantas cosas que son aprensivas para otros.

Pos por aquí estaré de nuevo, continuando con historias inconclusas y opinando gratis sobre lo que muchos cobran.
Con esta rola describiría quien soy.

Comentarios